Berlín: consejos para planificar tu viaje a la capital de Alemania

Berlín fue en el siglo XX la capital de Reich, y luego la ciudad del muro y los espías durante la guerra fría. Hoy, la capital de Alemania es una ciudad animada, cosmopolita y adaptada para los ciclistas: una ciudad muy siglo XXI. ¿Estás pensando en ir a Berlín? No lo dudes, merece la pena. Ahí van unas breves recomendaciones.

Berlín: Puerta de Brandenburgo

Berlín: la Puerta de Brandenburgo

Cómo llegar desde el aeropuerto al hotel en Berlín

Si llegas a la ciudad en avión, probablemente aterrices en el aeropuerto de Schönefeld, que en su día era el aeropuerto de Berlín Este y el más importante de la RDA. Schönefeld está a 20 km de Berlín. Para desplazarte hasta la capital puedes coger un taxi (no son caros), pero también puedes llegar fácil y rápidamente utilizando el transporte público. Puedes planificar el traslado en la web de la BVG, la empresa pública de transportes de Berlín, que tiene una app que deberías llevar en el móvil durante tu estancia. Búscala por BVG Fahrinfo, te será muy útil para averiguar cómo desplazarte de un lugar a otro en cualquier momento. El transporte público de Berlín funciona muy bien, y por un precio único puedes hacer todos los transbordos que necesites, durante dos horas, en toda la red (que comprende S-Bahn -un tren de cercanías que circula por el centro de la ciudad-, metro, autobús y tranvía).  Después de obtener el ticket en la máquina expendedora deberás validarlo introduciéndolo en la ranura de la maquinita roja que verás al lado. Si no lo validas es como si no lo llevaras: te arriesgas a una multa. Para sacar el billete sólo tienes que indicar si lo quieres para las zonas A y B (que comprenden prácticamente todo Berlín) o para las zonas A,B y C (que incluyen además Schönefeld y Potsdam). También existe la posibilidad de comprar un billete para todo el día, o diversas modalidades de tickets para turistas válidos para períodos más largos, pero antes de comprarlos piénsatelo, porque el centro de Berlín puede recorrerse perfectamente a pie. Si has reservado un hotel céntrico te saldrá más rentable comprar un billete sencillo cuando lo necesites.

Puede que no llegues al aeropuerto de Schönefeld, sino al de Tegel (el antiguo aeropuerto de Berlín Oeste). En este caso no tomarás el S-Bahn, como probablemente lo habrías hecho en Schönefeld, sino un autobús. Y te saldrá más barato, porque el billete será para las zonas A y B (2,80€ en el momento de escribir estas líneas, mientras que el ABC cuesta 3,40€). Lo obtendrás en la máquina expendedora y tendrás que validarlo como en el caso anterior.

Supongo, por cierto, que estarás al tanto de que hay una amplia oferta de vuelos baratos a Berlín. Ryanair, por ejemplo, tiene vuelos directos desde Madrid, Barcelona, Palma de Mallorca, Málaga y otras muchas ciudades españolas.

Dónde alojarse

Berlín no es una ciudad cara, y es posible encontrar alojamiento por un precio razonable. Lo más cómodo es buscar hotel en el centro, que, como antes dije, puede recorrerse a pie. Empieza buscando hotel en Berlín-Mitte; si no lo encuentras siempre podrás ampliar el radio de búsqueda. En mi reciente visita, yo me alojé en el céntrico hotel Alexander Plaza: habitaciones cómodas, aunque nada del otro mundo, y desayuno muy bueno. Pero lo mejor es que el S-6 me llevó desde Schönefeld hasta casi la misma puerta del hotel sin necesidad de hacer transbordo; y eso se agradece especialmente si son las 2 de la madrugada.

Paseando por Berlín

Una manera recomendable de iniciar la visita a Berlín es recorrer el centro en barco por el río Spree. Si el tiempo acompaña es un paseo muy agradable, y te permite hacerte una idea de la ubicación de los principales puntos de interés de la ciudad.

Paseo en barco por Berlín

La catedral de Berlín vista desde el río Spree

Cuando visites la capital alemana, no podrás evitar pasar por la gran avenida llamada Unter den Linden que, partiendo de la Puerta de Brandenburgo, sube hacia la Isla de los Museos, el Ayuntamiento y Alexanderplatz, entre edificios emblemáticos como la gigantesca embajada de Rusia (recuerdo de la época stalinista), la Universidad Humboldt o el Deutsches Historisches Museum. Si tardas algún tiempo en hacerlo, quizá hayan acabado las obras y la avenida esté peatonalizada y aún más hermosa que en el momento en que escribo estas líneas.

Muy cerca de Unter den Linden está  Gendarmenmarkt, plaza presidida por la Konzerthaus Berlin (sala de conciertos de Berlín), que tiene a izquiera y derecha dos iglesias gemelas: la Französischer Dom (Catedral Francesa) y la Deutscher Dom (Catedral Alemana). Y no lejos, al este de la gran arteria, econtrarás el Rotes Rathaus (ayuntamiento rojo, llamado así por el color de los ladrillos con que está construido) y la iglesia llamada Nikolaikirche, la más antigua de la ciudad (aunque fue reconstruida tras sufrir graves daños en su estructura durante la Segunda Guerra Mundial).

Cerca de la Puerta de Brandenburgo está el histórico edificio del Reichtag, en la actualidad sede del Bundestag (el parlamento alemán). Tras la última reforma, está coronado por una enorme cúpula de vidrio, a cuya cima puede subirse por una rampa en espiral. Desde la altura de la cúpula se tienen impresionantes vistas de la ciudad. La visita es gratuita, pero hay que reservar previamente. Puedes hacerlo por internet, y también en persona. Según mi experiencia, si no encuentras disponibilidad por internet para el día deseado puede que aún te sea posible reservar in situ. Inténtalo, la visita merece la pena.

Berlín: cúpula del Reichtag

La cúpula de vidrio del Reichtag

¿La Isla de los Museos? ¡Por supuesto! Dicen que nadie debería irse de Berlín sin haber visto el Museo de Pérgamo, y yo lo suscribo. En este momento no puede visitarse el famoso altar de Pérgamo que da nombre al museo, porque está siendo restaurado (se prevé que las tareas de restauración durarán hasta 2020). Pero puede verse la Puerta de Ishtar de Babilonia, y sería un crimen no hacerlo. Y la grandiosa puerta del mercado de Mileto. Y los relieves asirios. Y tantas otras cosas. Si compras previamente la entrada por internet para una determinada hora no tendrás que hacer la laaaaaarga cola. Sáltatela y ve directamente a la entrada. Si quieres ver además otros museos (en el Neues Museum está el busto de Nefertiti) y compras la entrada conjunta para que te resulte más barato, a lo mejor te conviene dejar el Museo de Pérgamo para un momento en que la cola sea más corta (yo tuve que esperar más de una hora para entrar, pero cuando salí casi no había cola; era la hora de comer).

La Puerta de Ishtar, en el Museo de Pérgamo

También puedes ir al barrio de Charlottenburg. Está demasiado lejos para llegar a pie, así que tendrás que utilizar el transporte público. Allí está el Palacio de Charlottenburg, construido a finales del siglo XVII, que llegó a ser residencia principal de Federico II de Prusia y, recientemente, residencia provisional del presidente de la República Federal de Alemania. El palacio está rodeado un extenso y hermoso jardín por el que puedes pasear como un berlinés.

¿Quieres ver más fotos de Berlín?

Potsdam

Potsdam: el Neues Palais

Si te es posible, aprovecha tu estancia en Berlín para visitar Potsdam, la capital del estado federado de Brandenburgo. Está sólo a tres cuartos de hora y a 3,40€ de Berlín en transporte público (billete para las zonas A, B y C). Potsdam adquirió importancia en el siglo XVII, cuando fue elegida como residencia de caza por el elector de Brandenburgo Federico Guillermo I. Más tarde Federico II de Prusia la convirtió en lugar de residencia permanente de la familia real. Durante su reinado se construyeron en la localidad una serie de majestuosos edificios que sin duda merecen una visita: el palacio de Sanssouci, el Palacio Nuevo (Neues Palais) y la Orangerie, entre otros. Estos edificios están rodeados por un enorme parque con una gran avenida, rotondas, fuentes y estatuas, el Parque de Sanssouci.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.